Llevar el último botón de la camisa abrochado o no llevarlo, ¡la controversia está servida! Y es que en los últimos años se ha especulado mucho sobre si es o no es “correcto” llevarlo desabrochado. Una duda que a lo largo de este artículo trataremos de resolver, en la medida de lo posible.

El precursor y responsable de dar el pistoletazo de salida a esta polémica es Ryan Reynolds, ya que en los últimos años le hemos podido ver en multitud de alfombras rojas con el último botón de la camisa desabrochado, aún a pesar de llevar corbata.

Abrochado o desabrochado, esa es la cuestión

Si nos resulta incómodo

Es bastante habitual que el cuello de la camisa nos apriete y esto junto con la corbata o pajarita nos resulte incómodo, más aún durante los meses de verano. Así pues, si esto os sucede con frecuencia os recomendamos que aposteis por otro tipo de cuellos de camisa como puede ser el cuello italiano, que al ser más abierto se convierte en la solución perfecta para los trajes de verano.

Si queremos dar un aire desenfadado

Tan solo con desabrochar el último botón pasaremos de llevar un look pulcro y muy formal a tener un look más desenfadado y cercano. Si lo que buscas es relajar el look, sin lugar a duda, debes desabrocharte el último botón de la camisa. Pero si eres más clásico y esto te resulta totalmente transgresor, te recomendamos que apuestes por complementos desenfadados como pueden ser los cinturones trenzados elásticos para darle un toque casual a tu outfit.

Si queremos romper normas

Como bien dice el refrán popular: “¡Las normas están para romperlas!” y si se trata de moda más aún. Como bien hemos mencionado en artículos anteriores, ¡en la moda todo vale! Lo más importante es sentirse cómodo e identificado con cada prenda. Por lo tanto, combina prendas con coherencia y déjate llevar por tus gustos.

Y es que las normas en la moda no las marca ni Ryan Reynolds, ni la alta costura… ¡las normas nos las marcamos nosotros mismos! Así que, compra esa corbata granate y combínala con la camisa de cuadros que tanto te gusta o con una básica blanca ya que… ¡tú y solo tú marcas las normas de la moda!