Cuando llega el invierno, no podemos evitar sentirnos un poco motivados por la idea de las tantas combinaciones elegantes que se prestan para crear con este clima tan frío. Porque lo mejor del cambio de estación es poder cambiar un poco nuestro día a día.

Aunque cada temporada trae novedades con respecto a la moda masculina; prendas innovadoras, vanguardistas y originales, no podemos evitar recurrir a lo clásico, porque no importa cuánto tiempo pase, algunas prendas son clásicas y un básico obligatorio en el armario. Pero lo mejor de estas prendas atemporales, es que se adaptan muy bien a las prendas más modernas, permitiendo crear combinaciones muy originales.

Los abrigos masculinos clásicos mejor valorados

El abrigo camel

Uno de los preferidos por su versatilidad. Es muy fácil de conjuntar con diferentes tipos de prendas y texturas, ya sean más elegantes, o más de tipo casual, el abrigo camel suele ser un acierto total, especialmente en las horas de día.

Esto lo ha convertido en la mejor opción de uso diario, para ir a la oficina, a un paseo familiar, una salida de domingo, almuerzos, etc. Entre las combinaciones más modernas tenemos la del abrigo camel con sudadera en vez de camisa o franela, es muy común ver este conjunto cómodo/casual entre los más jóvenes, pero también entre los que buscan la comodidad sin parecer desarreglados.

El abrigo de espigas

El tejido más clásico de los abrigos, tanto masculinos, como femeninos. A simple vista ya se le reconoce como un abrigo elegante y aunque lo hemos visto variar en tipos de corte, este año ha triunfado el abrigo de espigas largo con corte recto. Un estilo que lo hace muy masculino y llevadero para cualquier ocasión.

Es perfecto para llevar a la oficina, pero también lo es para una salida nocturna. Incluso con un traje de color oscuro debajo, este abrigo sigue destacando y dando el último toque de elegancia. O puedes probar con algo más sencillo, como un pantalón de vestir negro, camisa blanca y corbata negra. Aunque las prendas debajo suenan muy básicas, el abrigo destaca y es lo que complementa todo el conjunto en sí.


El abrigo tartán o cuadros

Juega casi en la misma línea que el abrigo de espiga. Un clásico entre los clásicos que a su vez destaca por la variedad de patrones y colores, más que por su corte, que aunque puede variar en ciertas ocasiones, casi nunca sale del corte de caballero recto.

Con este tipo de abrigos van muy bien los jersey de punto fino y cuello alto, y pantalón de vestir en tonos oscuros, aunque te recomendamos tomar como referencia para el contraste los colores del patrón del abrigo.

El abrigo cruzado

La máxima representación de la elegancia entre los abrigos. El favorito, sin duda, el abrigo de lana, al ser el material que más abriga es perfecto para llevar en cualquier ocasión.

En cuanto a color, los favoritos suelen ser los tonos oscuros o en su defecto los diferentes tonos de gris, que al ser colores muy neutros combinan muy bien con diferentes tipos de prendas.

Por ejemplo, puedes llevar perfectamente un abrigo cruzado de lana, u otro material similar, con unos vaqueros, una camiseta y una bufanda, es un look más casual pero limpio gracias a la incorporación del abrigo, que si deseas suavizar los tonos para que no sea demasiado formal puedes optar por un gris claro.

En cambio, si quieres llevar un look más elegante con pantalón de vestir, camisa y una bonita corbata de caballero en armonía con el abrigo, el abrigo liso cruzado en color negro, o azul marino, será perfecto para completar el conjunto.


Ahora que ya sabes cuáles son los abrigos clásicos que más te permiten crear numerosos conjuntos para este invierno, te invitamos a visitar la web de Cencibel y escoger los complementos más acordes a tu estilo, ya sea casual o formal, no olvides darle el toque final de Cencibel.