El verde ha vuelto y esta vez con mayor fuerza que el año pasado. Grandes diseñadores lo destacaron en las pasarelas en su búsqueda por conectar con la naturaleza, sin embargo, no tuvo el éxito esperado. Esta temporada lo han conseguido y ya forma parte de las colecciones de mujer y hombre de todas las firmas, pero el tono que más despunta de todos es el verde caza.

El secreto de su éxito se debe a su neutralidad, ya que lo convierte en un color fácil de combinar, en Cencibel te contamos cómo sacarle el máximo partido.

Sinónimo de seriedad y elegancia
Al ser un color fácil de combinar, también puede ser adaptado al formato traje. Aparte de poder jugar con tonos básicos como el blanco o el negro, puedes añadirle un toque de modernidad utilizando accesorios de tonos azules, un buen ejemplo serían las corbatas.

Hay combinaciones para todos los gustos, puedes juntarlo con una camisa blanca y una corbata azul marino o que la camisa sea de un azul grisáceo y la corbata sea del mismo tono del traje o incluso en color crema.

Todas estas combinaciones pueden ser trasladadas al mundo de los eventos, ya sea de negocios o de ámbito personal, por ejemplo, asistir a una boda o un bautizo. En dicho ámbito podemos ser más transgresores y combinarlos con otras telas estrella como los cuadros, nuestra sugerencia sería esta pajarita de cuadros.

Si el evento es nocturno, podemos darle más sofisticación a nuestras propuestas combinando nuestro verde con telas satinadas, tonos más oscuros o colores vibrantes y saturados.

En nuestro momento informal
Fuera de la oficina el abanico de propuestas es mucho más amplio. Ahora hay todo tipo de pantalones y jerseys con este color, desde los típicos jerseys básicos, de cuello alto o sobrecamisas.

Son fácilmente combinables con colores básicos o con prendas denim como camisas o pantalones. También puedes jugar con otra tipo de telas como la pana. Abrigos o pantalones con tonalidades beige o marrón son de lo más interesantes.

Como ya hemos podido comprobar, es un tono con mucho potencial que parece que ha venido para quedarse. Estas propuestas han sido solo algunos ejemplos a combinar, el abanico es muy amplio y nos da rienda suelta para experimentar con todo tipo de prendas, colores y texturas. Lo importante es que sea adaptable a la personalidad de cada individuo y lo es sin ponerle esfuerzo. ¿A qué esperas para llevarlo?